Netflix ahora se verá mucho mejor en LATAM

COMUNICADO OFICIAL.- tras el lanzamiento global en 190 países, nos empezamos a interesar cada vez más en mejorar la experiencia simultánea de los espectadores de Netflix, y lo logramos con Netflix Open Connect,

Netflix Open Connect entrega el 100 % de nuestro tráfico de video, es decir, actualmente,más de 125 millones de horas vistas por día. Son millones de terabits por segundo de tráfico simultáneo, con lo cual Netflix Open Connect es una de las redes con más volumen del planeta.

En todo el mundo, cerca del 90 % de nuestro tráfico se entrega a través de conexiones directas entre Open Connect y los Proveedores de Servicios de Internet (ISP) locales que usan los miembros para acceder. La mayoría de estas conexiones se localiza en el punto de interconexión regional que esté geográficamente más cerca del espectador. Puesto que las conexiones a la red de Netflix Open Connect siempre son gratuitas y nuestra entrega de tráfico está muy localizada, miles de ISP de todo el mundo participan con entusiasmo.

Además, a los ISP que cumplan con los requisitos les ofrecemos los mismos dispositivos Open Connect (OCA) que usamos en nuestras ubicaciones de interconexión a Internet. Luego de instalar estos dispositivos en un centro de datos ISP, casi todo el contenido de Netflix se transmite desde los OCA locales en lugar de “subirse” a Internet. Muchos ISP aprovechan esta ventaja, así como la interconexión de red local porque, como Netflix ya no es un factor importante, reduce la capacidad de tráfico requerida. Se trata de un doble beneficio: reducir el costo operativo del ISP y garantizar la mejor experiencia posible a los miembros de Netflix.

En este momento, tenemos casi mil ubicaciones distintas con dispositivos Open Connect en todo el mundo. En grandes ciudades como Nueva York, París, Londres, Hong Kong y Tokio, y también en lugares tan remotos como Groenlandia y Tromsø, en Noruega; Puerto Montt, en Chile; y Hobart, en Tasmania. Incluso se instalaron OCA en los ISP de Macapá y Manaos en la selva amazónica, en cada continente excepto la Antártida, y en islas como Jamaica, Malta, Guam y Okinawa. Esto significa que la mayoría de nuestros miembros recibe los datos de audio y video de algún servidor que está dentro de su red de ISP local o directamente conectado a ella.

A medida que nuestro servicio sigue creciendo y conquistando nuevos horizontes, también se hace más profunda la huella del programa Netflix Open Connect, gracias al gran ahorro que participar supone para los ISP. Es decir, la calidad de Netflix en India, Medio Oriente, África y Asia seguirá mejorando.

¿Cómo funciona Open Connect?

Hace poco, compartimos una publicación en el blog donde Netflix anunciaba el uso de la “nube” AWS de Amazon para la informática genérica y escalable. En pocas palabras, todo lo que ocurre antes de apretar “reproducir” ocurre en AWS; por ejemplo, toda la lógica de la interfaz de aplicación, el descubrimiento de contenido y la experiencia de selección, los algoritmos de recomendaciones, la transcodificación, etc. Usamos AWS para estas aplicaciones ya que la necesidad de este tipo de informática no es exclusiva de Netflix y podemos aprovechar la facilidad de uso y la creciente mercantilización de la “nube”.

Todo lo que ocurre después de apretar “reproducir” es exclusivo de Netflix y, con la creciente necesidad de escalabilidad en esta área, se presentó la oportunidad de lograr mayor eficiencia en la entrega de contenido y en Internet en general.

Para comprender mejor cómo funciona todo esto, observemos en más detalle el origen de Open Connect y su funcionamiento:

Netflix Open Connect se desarrolló por primera vez en 2011 (y se anunció en 2012) en respuesta al crecimiento imparable del streaming de contenidos de Netflix. Desde su lanzamiento en 2007, Netflix probó ser cada vez más importante dentro del tráfico de Internet en todos los mercados donde hacía pie. Si bien las redes de entrega de contenidos de terceros funcionaban muy bien para el streaming de contenido de Netflix (y todo tipo de contenidos), nos dimos cuenta de que podíamos ser mucho más eficientes porque conocíamos muy bien cómo usaban Netflix nuestros miembros. Por otra parte, por más que la magnitud de los archivos que componen nuestro repositorio sea asombrosa, podemos usar sofisticados modelos de popularidad para asegurarnos de que el archivo correcto esté en el servidor correcto en el momento correcto. Estos algoritmos tienen puntos en común y, a veces, entradas de datos en común con nuestros sistemas de recomendación de contenido, que están a la vanguardia de la industria.

Al abordar el preposicionamiento de contenido de esta manera, podemos ahorrar recursos esenciales de Internet. En Australia, por ejemplo, todo el acceso a contenido en Internet que no se origina en ese país llega a través de cables submarinos. En vez de usar este costoso sistema para el tráfico de Netflix, copiamos cada archivo una vez desde nuestro repositorio de transcodificación en EE. UU. a las ubicaciones de almacenamiento en Australia. El procedimiento se hace durante horas de bajo consumo, cuando no se compite contra otros tráficos de Internet. Entonces, una vez que cada archivo ya está en el continente, se replica en docenas de servidores Open Connect dentro de cada red de ISP.

Más allá del concepto básico de preposicionamiento de contenido, nos concentramos en crear una combinación muy eficiente entre hardware y software para nuestros dispositivos Open Connect (OCA), es decir, una especialización y un enfoque en la optimización que nos permitió mejorar exponencialmente la eficiencia de los OCA desde el comienzo del programa. Pasamos de tener un rendimiento de 8 Gb/s desde un solo servidor en 2012 a más de 90 Gb/s desde un solo servidor en 2016.

Al mismo tiempo, los dispositivos Open Connect han reducido su tamaño y su consumo energético, lo que significa que cada serie, programa o película que ve un miembro de Netflix requiere menos energía para encender y enfriar un servidor que, asimismo, ocupa un espacio más reducido. De hecho, todo nuestro contenido tiene una huella de carbono neutra, como ya mencionamos en este blog.

Comments

comments